Valencia elimina el Impuesto de Sucesiones y Donaciones: Las Cortes Valencianas ya han aprobado la bonificación al 99% del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Valencia con efectos retroactivos desde el 28 de mayo de 2023. Se aplicará en beneficio de hijos, cónyuges y padres y madres.

El Impuesto de Sucesiones y Donaciones es un tributo que se aplica a nivel autonómico en España, lo que significa que cada Comunidad Autónoma puede regularlo y fijar sus propias tasas y exenciones.

Durante los últimos años, algunas Comunidades Autónomas han aprobado diferentes medidas para reducir o “eliminar” este impuesto en ciertas situaciones.

Valencia elimina el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Según han adelantado desde la Generalitat Valenciana, se ha aprobado una “bonificación del 99% de la cuota tributaria en las adquisiciones mortis causa y percepciones de cantidades obtenidas por los beneficiarios de seguros de vida que se añadan al caudal hereditario efectuadas por parientes del causante pertenecientes a los grupos I y II (hijos, nietos, padres, cónyuges…) de la Ley 29/1987 del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones”.

Hablamos de una medida que beneficia de manera retroactiva desde el día 28 de mayo de 2023 (a tener en cuenta: existe un límite de 6 meses para liquidar este impuesto, por lo que el plazo para aprobar esta modificación y que pudiera tener efectos retroactivos a tal fecha finaliza el próximo 28 de noviembre. Esta medida se ha aprobado antes del día 28 de noviembre para que los beneficiarios de una sucesión del día 28 mayo en adelante no tengan que hacer frente al pago de este tributo).

En segundo lugar, también encontramos una importante novedad: se introduce un beneficio para las adquisiciones mediante donación u otros actos lucrativos inter vivos celebradas en favor del cónyuge, padres, madres, adoptantes, hijos e hijas o adoptados o adoptadas del o la donante, nietos o nietas y abuelos o abuelas. ¿Cuál es la finalidad de esta novedad? Simplificar la actual regulación de las reducciones asociadas al parentesco e incorporando como beneficiarios o beneficiarias a los cónyuges del o la donante.

La nueva normativa entrará en vigor próximamente, aunque aún falta que se publique de manera oficial.